¿Cómo afronta Europa la Economía Circular?

La Unión Europea pretende situarse a la vanguardia de la economía circular a nivel mundial, y por ello ha elaborado una serie de normas para conseguirlo.A estas alturas seguramente ya hayas oído hablar de la economía circular y los beneficios que conlleva, y si no sabes de qué se trata o bien si quieres refrescar los conocimientos, puedes leer este artículo.

Las nuevas medidas aprobadas por la UE están basadas en las propuestas de la Comisión, encaminadas a la reducción de residuos (como decimos en Todos Somos Reciclaje: el mejor residuo es el que no se genera) y los que se hayan generado, que tengan una posterior valorización adecuada. Lo que abre una puerta hacia nuevas ramas de negocio basados en la sostenibilidad y creación por tanto, de empleo “verde”.

Algunas de las medidas más representativas que contiene el paquete de economía circular de la Unión Europea son las siguientes:

  • Financiación de más de 650 millones EUR con cargo a Horizonte 2020 y de 5 500 millones EUR con cargo a los Fondos Estructurales.
  • Medidas para reducir el despilfarro de alimentos, incluyendo una metodología que permita medir de la misma manera en los diferentes Estados y las herramientas necesarias que permitan reducir a la mitad el desperdicio de alimentos a más tardar en 2030.
  • Elaboración de normas de calidad para las materias primas secundarias en el mercado interior para que los operadores que las utilicen aumenten su confianza en ellas.
  • Medidas sobre diseño ecológico tendentes a promover la reparabilidad, durabilidad y reciclabilidad de los productos, además de la eficiencia energética. Por ejemplo, actualmente ya hay algún país europeo donde existe normativa sobre la obsolescencia programada.
  • Una revisión del Reglamento sobre abonos, para facilitar el reconocimiento de los abonos orgánicos y basados en residuos en el mercado único y reforzar el papel de los bionutrientes. Esto puede favorecer la utilización del compost producido a través de la materia orgánica reciclada de los residuos urbanos.
  • Una estrategia para el plástico en la economía circular, que aborde los problemas de la reciclabilidad, la biodegradabilidad, la presencia de sustancias peligrosas en los plásticos y el objetivo de desarrollo sostenible de reducir significativamente los desechos marinos. El 80% de la basura marina tiene su origen en tierra firme, por lo que es necesario evitar que dichos residuos lleguen al mar.
  • Una serie de acciones sobre la reutilización del agua, incluida una propuesta legislativa relativa a los requisitos mínimos para la reutilización de las aguas residuales.

En cuanto a los residuos, se han revisado los objetivos de reducción y reciclado, quedando finalmente de la siguiente manera:

  • Reciclado del 55% de los residuos municipales de aquí a 2025, 60 % en 2030 y del 65% en 2035.
  • Reciclado del 70 % de los residuos de envases de aquí a 2030.
  • Reducción de la eliminación en vertedero a un máximo del 10 % de todos los residuos municipales de aquí a 2035. Depositar los residuos en vertederos no tiene sentido dentro de una economía circular.
  • Prohibición del depósito en vertedero de los residuos recogidos por separado.
  • Promoción de instrumentos económicos para desalentar la eliminación en vertedero.
  • Recogida selectiva de los residuos domésticos peligrosos a partir de 2022, los residuos biológicos en 2023 y los textiles en 2025.
  • Simplificación y mejora de las definiciones y una armonización de los métodos de cálculo de los porcentajes de reciclado en toda la UE. Para que las mediciones de todos los países se basen en los mismos criterios.
  • Medidas concretas para promover la reutilización y estimular la simbiosis industrial, convirtiendo los subproductos de una industria de materias primas de otra.
  • Incentivos económicos para que los productores pongan en el mercado productos más ecológicos y apoyo a los regímenes de recuperación y reciclado .
  • Antes de 2024 han de establecerse regímenes obligatorios de responsabilidad ampliada del productor para todos los envases.

Como puedes observar, todas estas medidas pretenden encaminar la economía hacia una circularidad y alejarse del modelo lineal de “comprar, usar y tirar”, adoptando medidas desde la concepción de los productos (ecodiseño) hasta el final de su vida útil (por ejemplo, su reciclaje), aumentando la eficiencia de los recursos y cerrando el ciclo de los productos para que su materia prima tenga una nueva oportunidad. Aunque una cosa son las medidas que se adopten y otra diferente es si los Estados son capaces de cumplirlas, que esperemos que sí.

Si quieres ampliar conocimientos sobre economía circular y sobre la gestión sostenible de los residuos, puedes encontrar muchísima más información al respecto en nuestro libro “Residuos, una realidad incómoda”.

Fuentes: europa.eueuropa.eu

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .